Transplante y Traslado

Normalmente, los árboles y arbustos jóvenes se pueden transplantar y trasladar con bastante facilidad, tratando de arrastrar la mayor cantidad de tierra posible con el árbol. Para trasladar un seto, se cava primero una zanja junto a él para que las plantas se puedan inclinar, con el fin de sacarlas con abundante tierra.
Los árboles y arbustos que ya son viejos son mucho más difíciles de mover. Incluso árboles que puedan parecer muy resistentes, como el abedul, pueden sufrir cuando pierden el mantillo que rodea sus raíces, con el que mantienen una relación de simbiosis.
Si tomamos la decisión de cambiar de sitio un árbol o un arbusto, primero hay que cavar una zanja profunda y ancha alrededor del cepellón (que debe ser de un tamaño manejable). El hoyo se rellenará con tierra suelta o turba. Las raíces que puedan haber sido cortadas rebrotarán en el cepellón.
Este puede sacarse al cabo de un año. Este método da al árbol las mejores oportunidades de sobrevivir al transplante.

Ernesto GC

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s