Guisantes, pero de olor

El aroma de los guisantes de olor no tiene comparación. En zonas cálidas, debemos cultivarlos en cualquier época, siempre conociendo sus necesidades. En invierno olerán menos y en verano si ciclo será más corto, concentrando en menor tiempo si floración y perfume.

A continuación os describo pequeños consejos que harán que el cultivo de esta especie deje huella en nuestros jardines.

LAS SEMILLAS

Tienen una cáscara muy dura, al igual que las de algarrobo, por tanto, debemos de tratarlas física o químicamente, ya sea haciendo cortes en esta o darle un baño de agua hirviendo. Esto reduce considerablemente el tiempo de germinación.


SIEMBRA

Llena las bandejas o macetas con sustrato para semillas y siémbralas a 1 cm de profundidad. Mantenlas en estos recipientes hasta que las raíces “colapsen” el cepellón.

El hecho de que las raíces sean de un color blanco claro es muy buena señal.


CUIDADOS

Si las mantenemos en macetas, una vez que alcancen los 15 cm de altura, córtale las puntas, así se estimulará el desarrollo de los tallos secundarios y conseguiremos una planta más tupida y con mayor floración. Por tanto con un aroma más intenso.

Ernesto GC

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s